Venido de Albacete e instalado en Salamanca, juego a ser violinista, aunque mi primer contacto con la música fue al piano. Cuentan por ahí que vivo con la ilusión de un niño grande y que tengo mirada de adulto pequeño. Me encanta aprender de todo lo que se me cruza en el camino. Sin embargo, me gusta enseñar casi tanto como aprender. También juego a teatro con un grupo maravilloso y me encanta correr y saltar, contemplando los paisajes que me voy encontrando. Disfruto de las pequeñas cosas que me ofrece el mundo. Movido por la inquietud y el amor a la vida caí en Voces del Más acá, que me ha ido llenando minuto a minuto de más vida y más música. Lo que más me gusta es ver las caras de la gente al vernos actuar y jugar en el escenario. Las sonrisas me llenan de vida. Jugar, vivir, aprender, música: puede que sean mis palabras preferidas.