LA PRIMAVERA AL OCTETO ALTERA

No es que marzo sea mi mes favorito, ni si quiera es uno de los que podrían serlo. Pero este mes de marzo, éste del tiempo inestable y de las nieves de primavera, ha sido un mes especial en el Más Acá. Se han gestado muchas de las cosas que nos irán ocurriendo este año y hemos llenado las fechas de nuestro calendario como salen las setas en otoño. Con la alegría subida a la cabeza, hemos puesto en marcha la maquinaria pesada para este 2017 que viene llenito de novedades.

 

Comenzó con uno de esos encuentros en los que invadimos la casa propia o la de algún familiar sin reparo ninguno, nos hacemos fuertes durante dos días (o los que hagan falta) y acabamos con las existencias. Pero qué felices somos en esos momentos, cómo nos reímos, cuánto cantamos y qué mal lo hacemos a veces. Fuimos capaces de sacar nuevo repertorio adelante, tres temas arreglados por nosotros que aumentan el número de arreglos propios que tenemos. Ésto, para una agrupación como la nuestra, significa hacerse mayor y yo, personalmente, confío en que pronto podremos mostraros esa madurez en forma de buena noticia. Tiempo al tiempo.

 

Como somos realmente iniquietos y no sabemos estar separados, durante este mes hemos expandido nuestro horizonte embarcándonos en el diseño de proyectos que ofrezcan nuevas perspectivas en el ámbito coral y pedagógico musical. Hemos estado trabajando con muchísima ilusión en el que ha sido nuestro primer bebé, Trébede, una iniciativa musicosocial para la recuperación de patrimonio musical. De momento, podemos contaros que estamos buscando financiación para llevarlo a cabo, os mantendremos informados.

 

Para terminar como se merece, en esta ocasión enarbolamos la bandera de la octetilidad para partir con viento fresco hacia tierras manchegas, en concreto a Villarrobledo y a Albacete. Nuestra particular quijotada será marcarnos tres conciertos en el mismo fin de semana como si tuviéramos el súperpoder de la velocidad en nuestra sangre.

Es la primera vez que vamos a la cuna de nuestro querido Javi, a este pueblo conocido en mi entorno por llenarse de punkis una vez al año y a esta ciudad en la que una vez hubo un terremoto, las ferias tienen buenísima fama y en donde, ante la duda, se mete una jota mientras se habla. Las últimas noticias que nos llegan de allí es que, prácticamente, nos van a recibir con alfombras rojas, trompetas y clarines. No podemos estar más contentos de bajar un poquito al sur (cosa que no hacemos nunca) a conocer a la familia que allí nos espera, a empaparnos de todo lo bonito y entrañable que nuestro bajo siempre nos cuenta y a devolver un poquito del cariño y la ayuda que nos prestan y recibimos desde la lejanía. 

 

Y para el fin de fiestas y acabar con nuestras últimas fuerzas, concierto en la que es nuestra casa en Madrid, la Quinta del Sordo. Porque, aunque en esta ciudad ya nos habéis visto muchas veces, nos queda aún mucha parentela que conocer.

 

Y éstas son las locuras que hacemos por estar los ocho juntos después de meses de espera. Esperamos veros a todos en ésta y todas las aventuras que nos quedan por delante. 

 

alea

Escribir comentario

Comentarios: 0